Noticia

EL CIBERBULLYNG

EL CIBERBULLYNG

Este en un tema que está lamentablemente muy de moda, se trata del uso de medios telemáticos como internet, telefonos y videojuegos online para ejercer acoso psicológico donde los jóvenes se encargan de amenazar, atormentar, atosigar y humillar entre iguales.

  • Colgar en Internet una imagen comprometida (real o efectuada mediante fotomontajes) datos delicados, cosas que pueden perjudicar o avergonzar a la víctima y darlo a conocer en su entorno de relaciones.
  • Dar de alta, con foto incluida, a la víctima en un web donde se trata de votar a la persona más fea, a la menos inteligente… y cargarle de puntos o votos para que aparezca en los primeros lugares.
  • Crear un perfil o espacio falso en nombre de la víctima, en redes sociales o foros, donde se escriban a modo de confesiones en primera persona determinados acontecimientos personales, demandas explícitas de contactos sexuales…
  • Dejar comentarios ofensivos en foros o participar agresivamente en chats haciéndose pasar por la víctima de manera que las reacciones vayan posteriormente dirigidas a quien ha sufrido la usurpación de personalidad.
  • Dando de alta la dirección de correo electrónico en determinados sitios para que luego sea víctima de spam, de contactos con desconocidos…
  • Usurpar su clave de correo electrónico para, además de cambiarla de forma que su legítimo propietario no lo pueda consultar, leer los mensajes que a su buzón le llegan violando su intimidad.
  • Provocar a la víctima en servicios web que cuentan con una persona responsable de vigilar o moderar lo que allí pasa (chats, juegos online, comunidades virtuales…) para conseguir una reacción violenta que, una vez denunciada o evidenciada, le suponga la exclusión de quien realmente venía siendo la víctima.
  • Hacer circular rumores en los cuales a la víctima se le suponga un comportamiento reprochable, ofensivo o desleal, de forma que sean otros quienes, sin poner en duda lo que leen, ejerzan sus propias formas de represalia o acoso.
  • Enviar menajes amenazantes por e-mail o SMS, perseguir y acechar a la víctima en los lugares de Internet en los se relaciona de manera habitual provocándole una sensación de completo agobio.

Ahora bien, ya conocemos como los jóvenes pueden hacerse tanto daño a través del ciberbullyng, sin embargo vamos a conocer algunas medidas que ayudan a eludirlo.

1. Hablar y fomentar la confianza

La transparencia, la información y la confianza pueden ayudar mucho a evitar que hijos, hermanos y otros menores que conozcamos caigan en el ciberbullying. Es fundamental concienciar sobre esta práctica y sus consecuencias, así como ayudarlos a utilizar Internet con responsabilidad. Incluso, herramientas como el control parental pueden ser un buen recurso para garantizar este buen uso.

2. Cuidar la privacidad

Uno de los principales conceptos que hay que hacer entender a los jóvenes usuarios de la Red es el de la privacidad, así como alertarles de los riesgos que puede suponer sobreexponerla. Algunas recomendaciones básicas pasan por privatizar los perfiles en redes sociales, agregar a estas redes solo a personas de confianza, cambiar las contraseñas con frecuencia y configurar las opciones de privacidad de las distintas plataformas.

3. No caer en bulos

Entre los peligros más comunes de la Red está la circulación de bulos, es decir, rumores y noticias falsas que pueden poner en riesgo la privacidad e intimidad de los que lo reciben. Una forma de ciberbullying es difundirlos y utilizarlos para que, cuando las víctimas caigan en ellos, sean amenazadas y chantajeadas. Cuerpos de seguridad oficiales como la Policía Nacional usan sus redes sociales para desmentirlos y alertar sobre ellos.

4. Vigilar la privacidad

Una clave para emplear las plataformas digitales con responsabilidad es tener en cuenta que, una vez que se envía un archivo, el propietario pierde el control del mismo. Por ello, hay que huir de difundir datos personales y fotografías, sobre todo si se trata de contenido sensible. Y, por supuesto, también hay que hacer ver a los acosadores potenciales que difundir este tipo de contenido supone un delito.

5. Emplear los recursos y herramientas para denunciar

La mejor respuesta al ciberbullying no es la violencia ni contrarrestar con el mismo ataque. Al contrario de ello, tanto los afectados por este acoso como los que lo presencian lo que deben hacer es denunciar y alertar a los organismos correspondientes (Policía, la propia escuela, moderadores de redes sociales y plataformas, etc.). Y, por supuesto, también están disponibles para informarse las páginas webs y los teléfonos de ayuda de instituciones como Incibe (Instituto Nacional de Ciberseguridad) o asociaciones como la española Stop Haters.

Esperemos que nuestro contenido sea de gran ayuda para la humanidad y podamos estar atentos a nuestros hijos en esta era digital.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *